Señales

Las personas nos mandamos señales que indican lo que sentimos por el otro, lo que estamos pensando, lo que necesitamos, lo que nos gusta o nos molesta. A través de nuestra vida aprendemos a entender estas señales. Lo hemos hecho desde chiquitos, en forma natural, aprendiendo mucho de los otros según el entorno donde nos encontramos, y lo hicieron durante su periodo de observación en la escuela, concentrándose en su hijo o hija, sorprendiéndose con sus conductas nuevas.


Experimentando la espontaneidad de sentimientos ante lo que descubrieron en ellos: orgullo, sorpresa, alegría. Muy seguramente notaron en ellos el gusto de verlos allí; la satisfacción al saberse observados por ustedes... Fue tan importante la reacción de ellos, como la de ustedes.


Los niños observan en sus padres las señales que muestran en las diferentes circunstancias. Pueden sorprendernos si nos preguntan cosas que no pensábamos que se nos notaban, como cuando nos sentimos enojados o preocupados. Nuestras expresiones son señales también cuando estamos orgullosos o contentos, y por eso es en las entrevistas que hablamos de ellos, cuando no están presentes.

Los niños están casi a cualquier edad atentos a lo que decimos de ellos, a lo que les comentamos a otras personas. Les importa mucho qué les decimos a los demás sobre cómo son ellos. Es algo que nos puede afectar mucho a cualquier edad, pero más cuando somos más vulnerables y consideramos la opinión de nuestros padres como la más importante.


Mucho nos preocupa la autoestima de nuestros pequeños. Cuando les llamamos la atención sobre algo importante tenemos que hacerlo con respeto, sin un exceso de enojo, sin humillaciones, preferentemente sin testigos, sin frases hirientes, sin etiquetas. Cuidar nuestras señales es tan importante como cuidar nuestras palabras.


Alabar en verdad, sin exageraciones, lo que nos gusta sobre lo que hacen es parte de nuestra relación con ellos. De igual manera la forma en que les manifestamos nuestro amor.


Les hace mucho bien la confianza que tenemos en que los logros vendrán a su tiempo. Es maravilloso poder vislumbrar al niño o niña que todavía no está aquí, y hacer lo necesario quitando obstáculos para que lo logren.

 

logo

 

PLANTEL ÚNICO

Dirección

Aguascalientes # 190, Col. Hipódromo

Delegación Cuauhtémoc, C.P. 06100

Teléfono

Ciudad de México

(0155) 5564 6240

(0155) 5574 6537

info@mdlc.com.mx