Blog

Comunicándonos

(Por Loren Garibi)

Con nuestros hijos nos comunicamos desde el primer día de conocerlos. Usamos nuestros sentidos: mirándolos con amor, tocando sus manitas, sus pies, captando su aroma, escuchando sus leves sonidos. Notamos poco a poco su forma de moverse, cómo abren y cierran los ojos, cómo nos tocan. Nuestra comunicación se hace cada vez más rica.

Nos mandan señales de lo que sienten y de lo que necesitan, y nos hacemos más expertos. Intercomunicándonos cada vez mejor con señales más claras. A través de las respuestas que les damos y que nos dan, nos conocemos más y entramos al mundo de las sonrisas y de los sonidos que hemos modelado.

La vida presenta también momentos difíciles en que no sabemos cómo consolarlos o qué nos están comunicando.

Los vemos conquistando movimientos, cambiando posturas, practicando una y otra vez hasta sentarse, rodar, gatear, pararse, caminar apoyándose y luego libres, caer y levantarse. Traducimos lo que nos comunican al idioma que cada vez entendemos mejor. Hemos aprendido a seguir al niño, nos queda claro que seguir no es perseguir, aunque muchas veces tenemos que correr para protegerlos de algún peligro. Escuchando lo que nos comparten, nos damos cuenta de por qué se nos dice que no olvidemos que tenemos dos orejas. Qué importante es darnos esos tiempos únicos, cálidos, cercanos, para escuchar atentamente lo que nos platican.

También somos narradores, como decía María Montessori. Ellos se interesan en las historias de vida que podemos contarles. Escogemos la clase de narradores que somos: alegres, tranquilos, serios, entusiastas... recogiendo las señales que recibimos de ellos.

Ayer hubo una linda visita de un grupo a la biblioteca, llegaron juntos y se comportaron seguros y contentos, libremente escogieron libros, se acomodaron donde quisieron, y como si fueran expertos los hojearon. No hubo clase de biblioteca, fue claro que disfrutaron los libros. ¡El motivo más importante para tener una biblioteca! Y hubo un poco de lectura con quien se interesó en ella.

Esto nos encanta también, sabemos que de esta manera agregamos nuevas y diferentes palabras al vocabulario de nuestras pequeños y sus mentes absorbentes.

Con gran interés, nuestros niños y niñas parecen leer las imágenes de las páginas, empiezan... ya habrá otros aprendizajes siguientes, tan importantes como el placer de tener un libro en las manos.

Sigan narrando y escuchando, siguiendo los intereses y los tiempos de nuestros niños, cada momento, cada edad, cada necesidad, un paso a la vez, facilita el que le sigue.

Les deseamos una comunicación que sea cada vez más rica a través de las edades.

 

logo

 

PLANTEL ÚNICO

Dirección

Aguascalientes # 190, Col. Hipódromo

Delegación Cuauhtémoc, C.P. 06100

Teléfono

Ciudad de México

(0155) 5564 6240

(0155) 5574 6537

info@mdlc.com.mx