Blog

¿Por qué es mejor dejarlos en casa?

La Vida actual nos impulsa a querer todo rápido, sin esperar, fácilmente y si es sin esfuerzo alguno, qué mejor!!!! Pero tratándose de las enfermedades naturales, éstas tienen su curso, debemos esperar la respuesta del cuerpo y de la mente y esta espera nos ayudará a la mejor resolución del problema y a obtener un beneficio de la experiencia acontecida.

En la Cd. de México las enfermedades infantiles, sobretodo de las vías respiratorias, se han hecho más frecuentes por varios motivos: 1º. Estamos expuestos a clima muy variable y casi decimos todos que en un solo día se pueden experimentar todas las estaciones del año (por la mañana hace frío, al mediodía mucho calor, por la tarde llueve y puede incluso granizar y la noche será húmeda y fría y eso que nuestra ciudad generalmente carece de buena humedad ambiental), 2º. La gran cantidad de autos y camiones de todo tipo favorece un trayecto lentísimo y las nuevas generaciones están envejeciendo todos los días en nuestras calles con un tránsito desesperante que favorece el consumo de mucho tiempo para trasladarse de un lugar a otro y esto lleva consigo mayor contaminación atmosférica aunado que no hay muchos árboles en nuestra ciudad, porque deforestamos de manera arbitraria ya que si se necesita los eliminamos porque estorban el tránsito, la visibilidad de un espectacular, una edificación, los cables de la luz o de la tv de paga o porque “están enfermos” y siempre olvidamos que son la FUENTE NECESARIA DE PRODUCCIÓN DE OXIGENO con que cuenta la naturaleza y que usa para mantenernos vivos, 3º. Ahora debemos estar acostumbrados a que los lugares comunes de convivencia están saturados de gente que incluso enferma está en las calles y puede ser fuente de contagio a los susceptibles y colabora a la propagación de enfermedades, sobretodo de tipo viral y que son las más frecuentes en la población infantil y 4º. Puede haber hoy individuos más susceptibles a enfermarse porque trabajan demasiado, porque no descansan lo suficiente o duermen poco y qué decir que aunque estén enfermos se presentarán a sus labores cotidianas, lo que retardará la recuperación y favorecerá las posibles complicaciones.

Los médicos pediatras generalmente hacemos hincapié a todos los papás de los pacientes que es muy conveniente que ante cualquier enfermedad, es mejor que queden en casa de 24 a 48hrs. con la idea de que el padecimiento, el paciente, el o los medicamentos indicados hagan su labor necesaria para restablecer la armonía del individuo afectado y que éste se recupere prontamente. De otra forma es muy fácil el prolongar el cuadro infeccioso, hacerlo complicado o que aparezcan otras circunstancias que harán tomar necesariamente el reposo requerido (por ejemplo: un niño de tres años que tiene rinofaringitis viral, sigue acudiendo a la escuela, se contagia de un problema bacteriano que hará que enferme más o que se complique con una infección de oído con perforación timpánica cuya consecuencia más tarde será disminución de agudeza auditiva; dependiendo del germen involucrado desarrolle meningoencefalitis – que pondrá en riesgo su vida) – y algo que sería leve, de corta estancia en casa, sin complicaciones, con adecuados cuidados y tratamiento y de fácil y simple resolución, resulta complicado para el paciente y para los que con él conviven en escuela, oficina o en otros lugares de trabajo. Además debemos considerar que si enviamos a nuestros hijos enfermos a la escuela, no estarán en su mejor condición de desarrollar sus labores escolares y los haremos batallar más en una actividad que debería ser agradable para ellos.

Los consejos dados por los médicos son experiencias de vida que tienen como objetivo informar a los que los desconocen, para evitar accidentes, complicaciones, interferencias al tratamiento y sobretodo prevenir daños que son fáciles de evitar si se siguen las indicaciones terapéuticas pertinentes; todo ello con el objetivo primordial de no complicar los padecimientos y sobretodo NO DAÑAR que además de curar es una de las misiones que tenemos todos los médicos desde que Hipócrates de Cos lo estableciera en sus Aforismos hace más de 2450 años y todavía tienen vigencia en estos tiempos de caos. Mientras más alejados estemos de la Naturaleza haremos todo más difícil porque Dios perdona siempre, los humanos a veces y la Naturaleza nunca, porque al transgredirla estamos en contra de lo más preciado que se ha forjado a lo largo de millones de años y que es sin duda, lo más milagroso e incidental, la VIDA.

Esta es una reflexión que tiene por objeto ayudar a que nuestros hijos estén mejor, que recuperen pronto la salud, que no compliquen sus enfermedades y sobretodo que en su entorno no se propaguen las infecciones, tan frecuentes en estas épocas del año.

Dr. Manuel Eduardo Jaime Calderón
Médico Pediatra y Médico Homeópata
Presidente Mazaryk 134-201 Col. Polanco
Delegación Miguel Hidalgo CP 11560
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
5203-1319
cel. 55-5403-8347

 

logo

 

PLANTEL ÚNICO

Dirección

Aguascalientes # 190, Col. Hipódromo

Delegación Cuauhtémoc, C.P. 06100

Teléfono

Ciudad de México

(0155) 5564 6240

(0155) 5574 6537

info@mdlc.com.mx